Video Relato

Nuestro trio con un negro

.

Somos un matrimonio de 13 años de casados y casi 7 años de novios pues conocí a mi mujer cuando esta tenía 15 años y por lo tanto fui su primer y único hombre pero hace un tiempito que me traía muy excitado la idea de conocer más sobre los placeres del intercambio, los tríos y las orgías que tanto escuchábamos hablar para tener completa satisfacción sexual, ella tiene 34 y yo 38 años. Esta historia la cuál es real, sucedió hace 1 años un día en que paseábamos en una villa de veraneo visitamos unos stand de una galería mi esposa conoció a un portorriqueño de raza negra el cual realizaba y vendía bijouterí, era como de unos 43 años de 1,90 de estatura de buen físico cabello entrecano y de un buen trato mi esposa conversó con él un buen rato, se llamaba Nicolás y se intercambiaron los teléfonos.
A ella le había caído bien este tipo era muy dulce en su trato, de paso he de contarles que mi esposa es bastante linda, muy sensual y de muy buenas curvas, unas piernas muy bien formadas, una cintura muy pequeña y unas caderas bien dibujadas, de trasero redondito y bien parado y un par de tetas que son mi delicia de muy buen tamaño bien erguidas y de pezón hacia arriba tenerla desnuda en frente me pone a mil por hora.
Un día mi esposa mientras hacíamos el amor ella estaba muy excitada le pregunte al oído si le gustaría que Nicolás se lo hiciera ella empezó a jadear y a moverse más enterrándose mi verga más profundamente yo continué diciéndole que la debía tener muy grande y muy negra, que se la metería hasta los enormes huevos entonces se tiró hacia atrás y gimió muy fuerte y comenzó a bañarme los huevos con sus jugos calientes había acabado de forma impresionante entonces me pregunto si a mí me gustaría eso yo le conteste que me ponía muy caliente el solo hecho de pensarlo entonces me dijo que Nico la había llamado esa mañana y que se encontraba de paso por nuestra ciudad le dije que lo invite ha casa y que como nosotros vivimos en una zona alejada de la ciudad se podía quedar a dormir aquí en la casa, ahí mi mente se imagino lo que muchas veces al estar haciendo el amor: una fantasía de hacer un trío y con un negro.
Por fin llegó cenamos y entramos en una amena charla luego fuimos a tomar unos tragos en el living y yo veía como se le iban los ojos a Nico mirando a mi mujer la que estaba realmente bella y muy sensual y que yo al verla moverse en frente de nuestro invitado en forma muy sexy me ponía al palo estaba bastante excitado imaginándome a ese negro disfrutando de mi mujer y viéndola a ella entregarse a él totalmente.
Le acondicionamos el sofá de la sala como cama, nos despedimos y mi esposa y yo nos fuimos a la cama, empezamos acariciarnos, y me aventuré a preguntarle….¿Te gustaría coger con él?, a lo que ella me contestó que estaba loco, seguimos acariciándonos y besándonos lo cual la excitó demasiado y entonces le volví a decir dos ó tres veces ve por él para que te coja, ella me dijo que no sabía que iba a pensar él, se armó de valor y salio de la recamara, y la escuché cuando murmuró algo…… se oyeron besos ….. jadeos ….. y silencio, para ese entonces yo me estaba masturbando imaginándome lo que estaba haciendo mi esposa, se oyeron pasos y apareció mi esposa por la puerta …. no quiso, dice que estoy loca que qué vas a pensar tú, la volví a mandar por él, me empecé a masturbarme, la vi salir sentía que corazón se salía de mi pecho de la excitación.
Volví a escuchar, susurros, besos, jadeos…. y nuevamente silencio ………. pasos ……..
Y apareció mi esposa con Nico que venia totalmente desnudo, y la verga bien parada era realmente enorme, en la penumbra vi como le dieron vuelta a la cama y ella lo acostó y se empezaron a besar, yo me estaba masturbando a mil por hora, no creía, mi fantasía estaba cumpliéndose, ella se quitó el camisón corto que llevaba puesto, se montó en el, y lo siguió besando, y ella le agarró su verga la cual estaba bien parada, la exclamación de mi esposa fue, que rica verga!, yo me seguía masturbando mientras los veía, ella se bajo besándole su pecho.. su estómago… y le agarro la verga, poniéndola de lado, le dio besos en las ingles y abajo del ombligo, lamió los enorme huevos entonces le jale una de sus manos y la puse en mi verga la cual también estaba bien dura, me la empezó a mamar a mí en pocos segundos acabe y ella trago toda mi leche, mientras el se quiso poner un condón, entonces ella le dijo que le gustaba sentir carne dentro de su carne y que el látex la enfriaba yo lo mire y le dije no hay problemas subí la cabeza de mi esposa y le di un beso, luego se puso a mamar a Nico ofreciéndome su concha totalmente mojada me dijo que se la metiera por delante y por detrás para dilatar los agujeros y poder recibir a Nico le acabe atrás en forma descomunal mirando como Nico tenía los espasmos eyaculatorios acabando en su boca ella continúo chupando entonces el me dijo que tenía una hermosa hembra y bien entrenada mi mujer se acostó a mis pies,,, abrió las piernas…… él se subió encima de ella, le acomodó su verga bien gruesa la empezó a enterrar muy lentamente hasta hundirla totalmente y comenzar a embestir, al sentir que le entraba esa verga descomunal de ese negro, mi esposa me miró con una cara de excitada que jamás olvidaré, y me dijo…. !!!!!te ver como me esta metiendo su enorme verga negra!!!!!!!!!!, ella le empezó a acariciar sus nalgas, mientras se besaban con una pasión desenfrenada, yo me seguía masturbando viendo como esos dos cuerpos se daban placer, el contraste de la piel blanca de mi mujer sus labios vaginales rojizos tragando esa carne morada, esos enormes huevos golpeando su hermoso ojete era muy excitante ver a otro macho disfrutando de ese cuerpo que hasta hacia un rato me había pertenecido solo a mi me había brindado solo placer a mí entonces vi que el se la sacó y se acostó boca arriba entonces ella se montó en él y lo empezó a cabalgar mientras él le acariciaba sus pechos y sus caderas, en ese momento le dije que me montara a mí, y se cambió de verga y se la empecé a meter, ella al oído me dijo, ¿te gusta ver como se cogen a tu esposa?, eso me calentó y le dije que sí, siguió cabalgándonos, alternándose las vergas,
Los dos estábamos acostados uno al lado del otro, entonces ella se acostó en medio de los dos y nos empezó a masturbar, una verga en cada mano, ella me vio con esa cara bonita y con esa expresión de caliente me dijo: me encanta esto, me gustan las vergas!!!.
Luego ella lo montó a él y yo me agaché y le empecé a lamer su ano, al momento que veía a milímetros como le entraba esa verga negra, grande y dura, y como sus nalga chocaban con ese par de huevos de color, acabó mientras lo montaba a él, volvió a acabar montándome a mí, después se puso en cuatro y me la empezó a chupar mientras él se la metía de a perrito, yo veía de lado como se la estaba cogiendo, la cara de ella con mi verga en su boca, y la cara de ese negro que jadeaba y embestía con fuerza, luego el pregunto donde terminaba entonces le dije en el fondo acábale en el fondo las veces que quieras no hay problema hasta que primero yo me vine en su boca, la cual se llenó de semen, y poco después el se vino, dejando salir un jadeo al momento que su cuerpo la enterraba a fondo se contraía al arrojar su verga el semen dentro de la concha de mi mujer la que dio unos enormes gemidos al recibir los chorros de leche en sus entrañas la sacó chorreando jugos leche y la empezó a enterrar en el culo de mi mujer esta se abrió un poco más de piernas y se dedicó a seguir mamando mi verga Nico terminó de enterrarla y se quedo un rato quieto para darle tiempo a que se dilatara más ese hermoso culo entonces comenzó a moverse suavemente al principio y después bombeaba rápidamente hasta que se la puso al fondo y gruño fuerte acabando. Luego se retiro y yo tome el lugar de el culo de mi mujer estaba muy abierto y rojo yo me hundí en el y goce en forma espectacular. Después el la puso en diferentes poses enseñándome algunas que no sabíamos.
Nos recostamos, agotados de esa experiencia que duró cerca de cuatro horas y media, y nos quedamos dormidos.
Al otro día desayunamos los tres le dije a Nico que cuando quiera venir a visitarnos lo haga y que al ser el segundo hombre en la vida de mi mujer tenía ciertos derechos adquiridos así que me vestí y me fui a trabajar mi esposa quedo para despedir a Nico no sin antes pegarse una fabulosa encamada de más de tres horas lo que me contó cuando regrese y con lo cual al excitarme me tuvo que atender y contarme con lujos de detalle teórico – práctico lo que Nico le hizo hacer y lo que el le hizo a ella. Esa ha sido nuestra primera y única experiencia de tríos, pero otras experiencias que hemos tenido, tanto ella como yo.


Autor: javito

Todo asombroso